Remedio casero...

...contra la fatiga, el estrés, la melancolía, la pena y la tristeza... cual linimento de la botica... la música nos puede llevar a estados especiales... alguno dicen que se segregan endorfinas al cantar... será por eso que uno es capaz de estar todo un fin de semana sin parar de entonar cánticos al aire que al fusionarse con las voces de otros cercanos se provocan complicadas vibraciones que nos pueden llevar a tales estados... así es como yo vivo la esperiencia del acto polifónico. Después de pasar un fin de semana inolvidable en Casavieja, como son siempre los cursos allí, después de volver a disfrutar de la sabiduría y conocimiento de lo tradicional de Juan Esteban Langianni y de las polifonías corsas, tanto profanas como religiosas, curso del que ya hablaré en otro momento, cuando tenga alguna foto de las que hiciera Ángel (un enamorao de lo corso)...decía, que después de un Encuentro con amigos y estudiantes de la música... pasamos dos días como monjes recluídos –pero no contra nuestra voluntad sino placenteros de estarlo– en la mâison à la campagne de al-Tarab y Belauzir junto con los franceses que vinieron al curso de corso y alguna que arribó desde Marruecos cargada de fulares y alongadas telas para aturbantar testas. Allí comenzamos a preparar lo que será el programa para los Mèdièvales de Gourdon, a los que nos presentamos bajo el nombre de Remède de Fortune, algo así como remedio casero... nombre que nos viene que ni pinta'o pues, además de ser el título de un poema musical del compositor francés del siglo XIV, Guillaume de Machaut –del que además cantaremos su conocida misa– su significado de cosa que se improvisa para salir airoso nos define doblemente.

Como remedio de fortune fue el estudio de grabación que nos montamos en el salón iluminado por los cuatro costados, donde lámparas colgando del techo hacían de soportes para los micros preparados contra el movimiento y la vibración... y remedio casero fue las sesión de fotos pues, además de faltar dos integrantes más, no disponer de trajes medievales para todos, hubo que ataviarse con trapos vistosos y ocultar vaqueros y deportivas,añadido a que el que hacía la foto no salía en ella –como suele ocurrir en estos casos–; así que habrá que echar mano del photoshop de fortune para falsear la realidad y poder estar todos...


Enlaces de interés
UT · Proyecto de Recuperación de la Música Medieval

Comentarios

Entradas populares de este blog

De calzas, sayas y pellotes.

Los Ta'amim, te'amim, tehamim...

Chansonnier La Vallière BNF Fr. 22543 [R]