Del Canto Corso


Cuentan que la práctica de la polifonía corsa y la práctica del fauxbordon para acompañar al canto monódico gregoriano, fueron traídos a la isla de Córcega desde el continente por monjes franciscanos. Esta se ha preservado del paso del tiempo en la tradición oral del pueblo, como también en sus composiciones profanas: la padhjella, conservando incluso la sonoridad del canto y la manera de ornamentación improvisada del cantor experimentado. Algo que también encontramos en la tradición religiosa y tradicional de lugares tan dispares como España y Marruecos o Macedonia y Bulgaria. Se trata pues de una muestra viva del canto antiguo.




Enlaces de interés
UT. Proyecto de Recuperación de la Música Medieval
Tavagna
A Filetta

Comentarios

Entradas populares de este blog

De calzas, sayas y pellotes.

Los Ta'amim, te'amim, tehamim...

Chansonnier La Vallière BNF Fr. 22543 [R]